lunes, 20 de octubre de 2014

Nuevas políticas sobre drogas: educación mejor que prohibición

Noves polítiques sobre drogues: educació millor que prohibició

Agriculatores bolivianos agradecen el apoyo de la ONU al libre cultivo de hoja de coca
En el mes de septiembre se ha producido una declaración internacional sobre cambios de políticas hacia las drogas que vuelve a traer la problemática de las drogas a primera linea de interés (El Pais 9 Sep 2014). La Comisión Global de Políticas sobre Drogas, (del que forman parte expedientes de muchos países del mundo y el exsecretario general de la ONU Kofi Annan) en su documento de septiembre "Asumiendo el control: Caminos hacia políticas de drogas eficaces"(varios idiomas/español)(1), hace un llamamiento internacional hacia el cambio de las políticas represivas y punitivas sobre las drogas. Este tipo de políticas no han dado los resultados esperados después de 50 años de aplicación, y se plantean cambios hacia otras de regulación legal del mercado de las menos peligrosas (que no seguras), haciendo hincapié en la educación, la prevención de consumo, el tratamiento de las adicciones y la reducción de riesgos.

Pero ¿por qué este cambio? ¿qué beneficios aporta este cambio de enfoque a nivel social? ¿Qué riesgos tiene a nivel de salud? ¿En qué consiste? ¿Se está haciendo ya algo en este sentido en España?

Drogas y humanidad. Una relación de siglos de duración

Las plantas con efectos psicotropicos forman parte de la humanidad desde sus orígenes. Todas las culturas han buscado sus efectos para ritos religiosos, como medicamentos, como guías espirituales, para establecer supuesta conexión con los muertos, por sus efectos para la salud etc etc. Por ejemplo, las hojas de coca las usaban los incas para el mal de altura y para aguantar los largos trayectos que hacían los mensajeros entre ciudades, todavia se usan en zonas de peru y bolivia para infusiones y para el mal de altura. La Ayahuasca de la selva amazónica, el Peyote de México, la marihuana, el ópio o las setas alucinógenas se han usado (y se siguen usando) en rituales religiosos o sanadores por parte de chamanes. Sus efectos mas allá de la magia que se les otorgaba en la era precientífica van a lo puramente psico-fisiológico, ya que estimulan determinadas áreas del cerebro que producen desde reducción dele estrés, a la ruptura de mecanismos de defensa inconscientes, el afloramiento de emociones reprimidas, la ampliación de la conciencia o la purga física que pueden tener su efecto sanador en determinadas situaciones o ser realmente peligrosas en otras.

Con el avance de la química comenzaron a separarse sus componentes para investigar sus efectos como medicamentos y a crearse las sustancias que hoy conocemos como "drogas", que han ido evolucionando hacia formas más sintéticas conforme se iban prohibiendo su uso y consumo o se consiguen sustancias mas seguras. Muchas de las sustancias que hoy en día se consideran drogas han tenido épocas en las que han sido utilizadas como medicamentos, ya sea para la tos, el dolor, anestésicos o ayudas de terapias psicológicas y de deshabituación, como la heroína. el LSD en los años 60, el éxtasis o el GHB. Como inicialmente eran legales, su uso se extendió como droga lúdica, apareciendo entonces los riesgos asociados a su uso descontrolado. De esta manera los gobiernos acabaron prohibiéndolas, y se pararon las investigaciones de sus efectos terapéuticos, algunos con gran potencial psicofarmacológico en un uso controlado al posibilitar la experiencia de estados modificados de conciencia que permiten distanciarse de uno mismo durante las sesiones de terapia.  Pero una cosa es el uso de estas sustancias en un entorno terapeútico, controlado, estandarizado y a dosis bajas, y otra el abuso que se hace de las mismas para salir de fiesta, con policonsumos (uso de varias sustancias al mismo tiempo), largas horas de uso, altas dosis, uso concomitante de alcohol...



Hoy en día la mayoría de los consumidores de drogas lo hacen como simple método de diversión, por la búsqueda de experimentación sensoriales, por gusto de los efectos o aguantar más hora de fiesta. Si la persona las usa para evadirse de la realidad, ayudar a reducir del estrés, a desconectar de la semana de trabajo (o a poder soportarla), los problemas del día a día o a no pensar en conflictos personales, entonces los riesgos para desarrollar un consumo nocivo y una adición se multiplican exponencialmente.
Cabría preguntarse por qué en las sociedades más desarrolladas existe un incremento de consumo de drogas y medicamentos psicotrópicos incluido fármacos psiquiátricos (antidepresivos y ansiolíticos). ¿Deberíamos cambiar también el modelo de sociedad en que vivimos para evitar esta tendencia, además de cambiar la política de drogas? 

=>

¿Existe un consumo no nocivo de drogas que pueda ser aceptado como inocuo?

Esta misma pregunta nos hicimos en la entrada sobre el consumo de alcohol aunque aquí la respuesta será diferente. Los que me conocen saben que sé de que me hablo, varios años trabajando de médico en Ibiza dan para mucho.  Mi postura respecto a la inocuidad de las drogas es simple, no lo son. Cualquier consumo de drogas implica un riesgo de abuso y de efectos secundarios tanto en el momento de la toma, los días posteriores (bajón) y efectos a largo plazo, mucho de ellos desconocidos, que deben ser tenidos en cuenta a la hora de decidir consumirlas o no. Estos riesgos son bio-psico-sociales y van desde problemas para la salud física, mental (ansiedad, depresión, cambios del humor, dificultad concentración, pérdida de memoria), ausencias laborales/escolares y disminucion del rendimiento los días posteriores al consumo (falta de intesrés, motivación..), problemas de relacion con la familia, pareja o amigos, problemas económicos... Más aún si provienen de mercados ilegales donde son adulteradas y mezcladas con sustancias muchas veces tóxicas, la inseguridad que suponen determinados puntos de venta ilegal para el comprador , y las consecuencias a nivel de la sociedad del narcotráfico a nivel internacional (mafias, seguridad, asesinatos, gastos en defensa...) 




política lucha contra las drogas narcotrafico
Cada año se emplean millones de euros y mueren miles de personas en la lucha contra las drogas



Nuevas politicas sobre drogas

Las propuestas de nuevas politicas sobre drogas se hacen pues se considera que las actuales políticas de lucha contra la droga, las del mundo libre de drogas, han llegado a su límite, y en vez de haber conseguido su objetivo, han potenciado el enriquecimiento y la formación de mafias cada vez más poderosas, han llenado las cárceles de consumidores y pequeños traficantes de menudeo y suponen un esfuerzo humano, económico y policial enorme que se no ha reflejado en una reducción de su consumo y trafico, es más se ha incrementado.

Estas nuevas políticas consistirían en despenalizar el consumo, tenencia, regularizar la venta, producción y distribución de las menos dañinas (cannabis, hoja de coca y algunas drogas de síntesis), para acabar con el mercado negro de las mismas y reducir el problema del trafico de drogas a un tamaño que sea mas controlable por las fuerzas de seguridad internacionales. Todo ello tendría que hacerse progresivamente y evaluando el impacto sobre la salud de este nuevo mercado, acompañado de programas de prevecion, información sobre drogas, programas de reducción de riesgos y daños producidos por las drogas, de tratamiento de adicciones y de regulación de su consumo, publicidad y venta.


¿Cuales son estas drogas menos peligrosas para la población?

Existen discrepancias al respecto sobre todo con algunas drogas. Un polémico estudio realizado por David Nutt, un antiguo consejero en política de drogas del gobierno británico, analizaba los daños para la salud de un gran numero de drogas legales e ilegales (mortalidad, lesiones físicas, dependencia, trastornos mentales) y sus daños para la sociedad en general (lesiones a personas del entorno, impacto en a la familia, daño medioambiental, efecto en la economía de los estados) (2).

Efectos evaluados de las drogas en la sociedad y en el individuo (2)
Clasificacion de las drogas por su peligrosidad para la sociedad y el invidiuo (2)
Daños específicos de las drogas (sociales e individuales) (2)


Sus conclusiones fueron que a nivel global, el alcohol era la droga que más daño produce en Inglaterra, seguido de la heroína, el crack, metanfetamina y cocaína por este orden. En parte por algunas de sus declaraciones, este consejero fue destituido, pero igualmente su propuesta polémica no deja de ser interesante. Podeis ver una entrevista a este señor en el programa de Redes "Drogas, un tabú a vencer"donde se habla sobre este tema. Especialmente aconsejable es la segunda parte donde Elsa Punset habla  con el lama Tulku Lobsang Rinpoche de la base de la adicción y su relación con la búsqueda del placer, y como podemos utilizar nuestra mente  para producir sensaciones placenteras sin necesidad de recurrir a las drogas. 





Estos listados esconden un problema, y es que si algunas de las drogas que aparecen como menos peligrosas se legaliza y se extiende su uso, entonces podrían pasar a ocupar puestos mucho más altos. Con el alcohol y el tabaco ocurre lo contrario, su uso ocasional se asocia a muchísimos menos riesgos que otras drogas, pero debido a que su uso está muy extendido y las gente los consume a diario, sus efectos a largo plazo sobre la salud y la sociedad (diferentes tipos de cánceres como pulmón, vejiga, estomago, boca... EPOC, cirrosis, alcoholismo, violencia, asistencia de borracheras...) pasan a estar clasificadas en puestos muy altos por encima de otras drogas que son evidentemente más peligrosas. Por ejemplo la cocaina y el tabaco aparecen en similares posiciones debido al uso extendido del tabaco en la sociedad (20% de población) frente al escaso uso de la cocaina (2-3% de la población). Esto puede llevar a la gente a sacar conclusiones equivocadas, como muchos titulares de prensa que en su día dijeron cosas como "El alcohol, más dañino que la heroína y el 'crack', según un estudio británico". El propio informe reconoce que sirve para Inglaterra , pero que en paises donde los patrones de consumo son diferentes la escala variaría.


Por este motivo he hecho mi propia clasificación sobe peligrosidad de drogas corrigiendo esta clasificación con la prevalencia de uso aproximada (es decir, el porcentaje de población que las consume), así relacionamos el daño que causan con el numero de consumidores reales de cada droga y la tabla cambia considerablemente. A muchos consumidores lo que les interesa saber es más la peligrosidad del consumo ocasional de los diferentes tipos de drogas (legales o no) pues las clasificaciones globales son más interesantes para elaborar politicas de acción contra las drogas, campañas de concienciacion, prevención y reduccion del consumo de tabaco, alcohol etc etc. Los resultados que han salido son los siguientes:

Peligrosidad de las drogas por consumo esporádico. Elaboración propia


Han salido 3 grupos, las drogas muy peligrosas que nadie debería consumir ni ocasionalmente, son el Crack, la heroina y la metanfetamina; un grupo intermedio de drogas de peligrosidad intermedia que inlcuyen GHB, LDS, Anfetaminas (speed), Ketamina y cocaina que no deberían legalizarse por los riesgos que suponen para la salud individual y la sociedad si se extendiera su uso; y por ultimo un grupo de drogas de peligrosidad más baja que incluirían el éxtasis, la marihuana, el tabaco y el alcohol. Precisamente estas ultimas son las candidatas a ser legalizadas con las nuevas politicas de drogas y asi se ha hecho con el cannabis en algunos estados de EEUU o Chile, o algunas drogas de sintesis en Nueva Zelanda. Esta tabla no es una tabla científica ni exacta, es más clásica, y se acerca más a la percepción que se tiene sobre peligrosidad de las drogas de uso recreativo. Creo que lanza un mensaje más claro a la población sobre los riesgos del consumo lúdico de las drogas. Cuidado, que nadie piense que el tabaco y el alcohol por estar abajo del todo no son perjudiciales. Como todas las drogas, su uso cotinuado o en dosis altas las hace tan dañinas o más que otras de uso mas ocasional como vimos en los resultados del estudio.



Consecuencias de lo cambios de politicas sobre drogas

En cualquier caso, a parte de las polemicas sobre como clasificar la peligrosidad de las drogas, el cambio de politicas supone un más que probable beneficio social (reducción del crimen, mafias, esfuerzo policial en control, carceles, medioambiental...) y económico (afloramiento de economia sumergida), pero con una influencia sobre la salud publica imprevisible. Por un lado se reducen los riesgos del uso de drogas adulteradas y se facilita la transmision de información sobre efectos secundarios, consejos de uso y centros de ayuda etc etc... en los prospectos o instrucciones de uso de las drogas legalizadas, pero por otro se corre el riesgos de banalizar su uso, facilitar su adquisición y de que exista un incremento de consumo que tenga un impacto negativo sobre la salud global de la población, con aumento de intoxicaciones, efectos secundarios a largo plazo, psicosis por drogas y casos de dependencia, con el impacto en la salud y en las familias a pequeña escala que esto tiene. No vayamos a convertir un  problema macro internacional en miles de microproblemas domésticos. Los propios impulsores del documento reconocen los riesgos y aconsejan implantarlos progresivamente y evaluando las consecuencias del mismo. Puede haber diferencias entre lo que es bueno para la salud publica y lo que es bueno para la lucha contra el crimen organizado, no olvidemos que todavía después de décadas seguimos teniendo importantes problemas con drogas legales como el alcohol y el tabaco que nos están costando controlar y reducir su consumo, sobre todo en adolescentes. Aprendamos de las experiencias con estas drogas y no caigamos en los mismos errores.

Por otro lado, quien se haría cargo de este lucrativo negocio, ¿la poderosa industria farmaceutica? o ¿nuevas industrias sin relación con ella? 

¿Mientras tanto, qué? Reducción de riesgos y daños por el consumo de drogas

En espera de como se desarrollan estan nuevas politicas sobre drogas, por el momento seguirán estando en nuestras calles, por lo tanto debemos seguir educando a la poblacion sobre sus riesgos y efectos secundariosLa decisión sobre consumir o no drogas no puede venir impuesta, pues lo prohibido siempre tiene una fuerza de atracción misteriosa, sino que debe de tomarla cada persona por si misma en base a una información adecuada sobre sus efectos, riesgos, consecuencias de su uso a corto y largo plazo y consecuencias sociales que tienen como negocio ilegal. Hay que dar información y que cada uno decida, y en todo caso, si se decide consumir, se pueda realizar un consumo de puntual de bajo riesgo de algunas de ellas siguiendo unos consejos para reducir los peligros asociados al uso de drogas que veremos en la próxima entrada. A lo largo de este blog iré ampliando información sobre diferentes tipos de drogas.





Puedes seguirme en          



Entradas relacionadas

Más información sobre políticas de drogas y sobre efectos en la salud de las drogas.

1 comentario:

  1. mmm según estudios de otras fuentes de investigación muy serias, estos resultados son un poco desfasados sobre todo con lo que tiene que ver con la comparación del daño que produce el cannabis con el alcohol y el cigarrillo, no me convence me parece que falta veracidad en la investigación, pero muy respetable la opinión del doctor. Bendiciones.

    ResponderEliminar

ADVERTENCIA: No se publicaran comentarios irrespetuosos hacia el autor ni hacia el resto de participantes que hayan expresado sus opiniones. Por favor, participa de forma constructiva incluso si no estás de acuerdo con el contenido de la entrada. Tus aportaciones pueden ser muy valiosas y hacernos ver las cosas desde otro punto de vista.

Por cuestiones de tiempo y por la dificultad clínica de aconsejar sobre problemas personales desde internet sin conocer bien la historia completa de cada persona, los comentarios sobre problemas personales pueden no ser contestados. Son preferibles las consultas sobre dudas respecto al contenido de la entrada.