miércoles, 30 de diciembre de 2015

Monitores de sueño mediante smartbands y aplicaciones móviles (2) ¿Realmente funcionan y sirven para algo?

Monitors de son mitjançant smartbands i aplicacions mòbils (2) Realment funcionen i serveixen per a alguna cosa?



La monitorizacion del sueño es uno de los reclamos que más emplean las smart bands para atraer nuestra atención pero es sin duda el más engañosos debido a la complejidad para determinarlo desde dispositivos "llevables/accesorios inteligentes" o como quiera que se traduzca "wearables ".

Hemos visto en la primera parte de esta entrada los distintos tipos de mediciones que pueden hacer las smartbands en cuanto a actividad física. Ahora nos centraremos en ver qué pueden ofrecer respecto al monitoraje del sueño.


Polisomnografía frente a smartbands para el registro del sueño

Intentar monitorizar el tiempo y la calidad del sueño mediante dispositivos como pulseras inteligentes es casi como querer medir la tensión arterial solo tomando e pulso con nuestros dedos. Un estudio polisomnográfico normal se hace a través del registro de, como mínimo, el electroencefalograma (EEG), electroculograma (EOG) y el electromiograma (EMG) del mentón. Además se pueden añadir otros parámetros como el registro del movimiento torácico y abdominal, electrocardiograma, pulsioximetría, saturación de oxígeno, monitorización de video, evaluación del ruido para detectar ronquidos o electromigrama de miembros inferiores dependiendo del objetivo del estudio.

Disponemos de dos tipos de medidores de sueño mediante smartbands, los que lo hacen por movimiento y los que lo hacen por información multisensorial. Ninguna incluye ninguno de los 3 registros mínimos que requiere un estudio polisomnográfico, por ellos los resultados que podemos esperar no deben ser muy ambiciosos, aunque no todas tienen que ser del todo inútiles. He probado ambos tipos de pulseras, pero no he tenido la posibilidad de compararlas entre ellas, ni con registros polisonográficos reales, aunque otros si lo han hecho, vamos a ver....

Monitores de sueño mediante movimiento

Inicialmente la monitorizacion del sueño comenzó con aplicaciones móviles que se ponían debajo de la almohada y a través de una aplicación media el movimiento que hacías en la cama durante la noche. El móvil interpreta de froma simplificada que si estas quieto estás dormido y si te mueves, es que despiertas o no tienes sueño tranquilo.... Algo completamente inexacto y que se correlaciona muy mal con la realidad y con registros polisomnograficos. Además no dan información sobre la calidad y las fases del sueño. Este tipo de monitorizacion luego se ha extendido a dispositivos como sensores de movimiento para debajo del colchón o la almohada, cámaras para la mesita de noche que monitorizan nuestro movimiento y / o respiración.

Actualmente se usan como reclamo para smartbands como Fitbit, Up 2 y otras. Que no te engañen, la información sobre calidad del sueño que dan estos dipositivos incluidos los que la combinan con registros de la frecuencia cardiaca no se correlaciona con la realidad ni por asomo y puede inducir a preocupación excesiva de la calidad del sueño si nos marcan muchos minutos de sueño intranquilo.  Únicamente te puedes fiar más o menos del numero de horas que te indican que has dormido (y digo más o menos pues despertares muy largos no los miden bien). Si duermes suficientes horas y te levantas descansado es que no tienes problema de sueño diga lo que diga tu smartband.

Según esta pequeña experiencia de este neurólogo especializado en sueño que comparó el registro medico mediante polisomnografía (el más exacto y el único hecho por un dispositivo médico), con el de varias smart bands basadas en movimiento (versiones antiguas de Up y Fitbit) y un dispositivo con información multisensorial el reloj Basis Peak. Los resultados fueron los siguientes:


Fuente Huffingtonpost



Todos lo dispositivos que detectaban movimiento o movimiento combinado con frecuencia cardíaca eran muy pobres para evaluar el tipo de sueño y son la mayoría de los que se venden y publicitan!!!

En cambio el único de los evaluados que usaba información multisensorial, el reloj inteligente Basis Peak, dio una información bastante más precisa (no perfecta) del tipo de sueño y despertares aunque no por ello puede sustituir a un estudio polisomnográfico, ni mucho menos.

Por lo tanto de estos dispositivos lo único que podemos esperar es que nos informen de cuantas horas pasamos en la cama en teoría dormidos, y el número aproximado de despertares. Nada más, no deis importancia a cosas como sueño intranquilo o términos así porque no se correlacionan con nada.

Monitores de sueño basados en información multisensorial

Estos dispositivos tienen varios sensores que aportan información multisensorial e incluye, frecuencia cardiaca, detección de movimiento, temperatura y respuesta galvánica de la piel que mide el sudor y la humedad de la piel. Que yo conozca sólo existen 2, la pulsera de actividad Up3 y Up4 de Jawbone (diferente a la del gráfico anterior que era un modelo antiguo), y el reloj Basis Peak. Son los únicos que se acercan a una detección del sueño más precisa sin ser exactas, detectan automáticamente cuando nos dormimos, dan información de la duración del sueño e intentan decirnos el tiempo en cada fase de sueño (REM, ligero, profundo). Ell Basis también incluye una gráfica del movimiento que hacemos, la temperatura y la respuesta galvánica de la piel consultable a diferencia de las Up3 y Up4. Como veis tampoco incluyen registros de EEG, EOG o EMG de los estudios polisomnográficos, pero aun así parece que hacen una aproximación a las fases del sueño y un mejor registro de despertares y tiempo dormido.

Personalmente este mes he probado los dos junto con el del Fitbit Charge HR basado sólo en movimiento. Fitbit Charge HR (y el Charge 2) da un informe simple y que no sirve casi de nada. En cambio Up3 y Basis Peak aparentemente dan un información más precisa e intentan diferenciar sueño REM, sueño superficial y sueño profundo. No he podido usarlos los dos a la vez así que desconozco si se asemejan en sus resultados, algo que estaría muy bien comparar entre ellas y con un registro polisomnográfico.

Lo que sí he notado es que ambos dispositivos multisensoriales tienden a interpretar que me dormía antes de lo que lo hacía (si no te mueves mucho en la cama puedes estar media hora despierto y te dirá que estabas dormido), a detectar menos despertares de los reales (por el mismo motivo supongo), y a calcular bastante mal la duración de los mismos, varias veces estuve una hora despierto y parte del tiempo interpretó que me había vuelto a dormir o incluso estaba en sueño REM.

De todos modos a nivel general creo que nos pueden orientar por donde andamos, el tiempo que dormimos y el número de despertares, al menos los más importantes, total los que son muy cortos tampoco influyen en nuestra calidad del sueño, y tienen el potencial de comprobar de una forma muy somera si dormimos peor cuando estamos estresados, cuando bebemos alcohol por la tarde-noche, o su dormimos mejor cuando hacemos ejercicio por el día, hacemos meditación o estamos de vacaciones. Los sensores multisensoriales mejoran bastante la interpretación del sueño respecto a los de movimiento, pero siguen lejos de ser exactos al menos en mi experiencia (y sin duda no se les puede considerar dispositivos médicos, ni lo pretenden), pero si queréis uno es obvio que sólo podéis optar por uno de estos dos y olvidaros del resto de smartbands, apps o smartwatchs.


        
Capturas de pantalla de los informes de 1. Up 3 Jawbone; 2. Basis Peak; 3. Fitbit Charge HR

Otros dispositivos personales para monitorizar el sueño

Existen otros dispositivos ideados para intentar medir la calidad y cantidad de nuestros sueño, desde cintas para poner en la cabeza, cascos con sensores de actividad eléctrica cerebral, cámaras que nos vigilan por la noche o placas que se colocan debajo del colchón o la almohada... La mayoría poco exactas pero no he tenido ocasión de revisarlas ni de probarlas, pero recuerda, si se basan sólo en movimiento puedes esperar poco de ellas. Espero completar esta entrada en el futuro con información sobre ellas. Os dejo con la 3ª y última parte de esta entrada.

Monitores de actividad y sueño, que esperar de ellos y guía para elegir dispositivo

Seguir leyendo-->

1 comentario:

  1. Hola David, gracias por tu artículo, me ahorró un gasto que parece innecesario y que además me habría desorientado en cuanto a la información.

    ResponderEliminar

ADVERTENCIA: No se publicaran comentarios irrespetuosos hacia el autor ni hacia el resto de participantes que hayan expresado sus opiniones. Por favor, participa de forma constructiva incluso si no estás de acuerdo con el contenido de la entrada. Tus aportaciones pueden ser muy valiosas y hacernos ver las cosas desde otro punto de vista.

Por cuestiones de tiempo y por la dificultad clínica de aconsejar sobre problemas personales desde internet sin conocer bien la historia completa de cada persona, los comentarios sobre problemas personales pueden no ser contestados. Son preferibles las consultas sobre dudas respecto al contenido de la entrada.