lunes, 1 de agosto de 2016

Chemsex, el documental. Una inmersión en el mundo de la adición al sexo y drogas que golpea a parte de la comunidad gay en Londres y otras grandes ciudades


Chemsex es el título del nuevo documental que nos muestra la cara amarga de la combinación de drogas y sexo, la adición al sexoquímico. Una pequeña epidemia que sacude a la comunidad homosexual en Londres y que comienza a extenderse por otras capitales europeas. El documental realizado por Vice en colaboración con 56 Dean Street, una clínica de salud sexual de Londres pionera en el tratamiento de la adición al Chemsex en Europa.

El viernes pasado atendía en la consulta a la primera persona que abiertamente venía a mi consulta a pedir ayuda por su adición al sexo químico (Chemsex parties o aquí también conocidas en versiones más lights como Sexparties). La semana pasada parece haberse centrado en este tema pues una persona voluntaria de STOPSIDA Barcelona acudió a mi consulta y me trajo folletos sobre el sevicio de atención a personas que hacen uso del Chemsex en Barcelona (STOPSIDA es la única ONG que trabaja en la prevención del VIH que por el momento se ha centrado en abordar esta demanda en auge de la comunidad gay en Barcelona).

Casualmente este fin de semana apareció en la app de Filmin el documental "Chemsex", y allá que fuimos a verlo el domingo después de volver de la playa. Se trata de un interesante documental para cualquier gay (independientemente de que haya o no haya asistido alguna vez a una chemsex, a una sauna, conozca o no el significado de palabras como slamming, barebacking, haya o no consumido en alguna ocasión GHB, mefedrona u otras drogas y sea o no sea seropositivo). El documental pone sobre la mesa la realidad de lo que está sucediendo (aunque lo cierto es que se trata de grupos de personas todavía muy reducidos, no se puede decir que sea generalizado) pues comenzamos a ver los devastadores efectos de mezclar sexo y drogas. 

Además no se queda sólo en mostrarnos la crudeza de estar enganchado al sexo químico sino que intenta ahondar en los motivos por los que alguien puede acabar atraído por una mezcla tan explosiva y ser incapaz de dejar de practicarla aunque sepa que le está destruyendo. Aunque pensemos que ya está todo hecho, los adolescentes homosexuales y transexuales siguen sufriendo de homofobia, intolerancia, a veces marginación, aislamiento social y acoso, que les impiden desarrollar su vida afectiva y sexual en la adolescencia y juventud como lo hace el resto de la población heterosexual, orgullosos y de acuerdo con su orientación sexual. Emociones reprimidas, miedo a atreverse a ser uno mismo, miedo a relacionarse con otros o al rechazo, inhibición social.... Éstas son algunas de las razones que se dan en el documental para justificar el auge del consumo de drogas y sexo en exceso que se vive hoy en día en una parte de la comunidad homosexual y aprender a relacionarnos emocionalmente entre hombres son algunas de las soluciones que se dan. El siguiente video de 56 Dean Street sobre inteligencia emocional en Grinder es muy didáctico :D



Quizás resulte un tanto desagradable para personas poco familiarizadas con los subambientes más sórdidos del ambiente, y ha de quedar claro que las imágenes que se ven y el uso de drogas inyectadas es solo la versión más extrema del Chemsex, pero es recomendable verlo si eres hombre homosexual o bisexual porque el consumo de drogas por otras vías más normalizadas como la oral o inhalada pero también vinculada al sexo es el primer paso para desarrollar esta adición.

Mañana comienza en Barcelona una nueva edición del Circuit Festival en la que seguro que más de uno será invitado a alguna Sexparty químicaMejor si antes de salir de casa te ves el documental y luego decides. 

Más información en STOPSIDA Barcelona,  56 Dean Street


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ADVERTENCIA: No se publicaran comentarios irrespetuosos hacia el autor ni hacia el resto de participantes que hayan expresado sus opiniones. Por favor, participa de forma constructiva incluso si no estás de acuerdo con el contenido de la entrada. Tus aportaciones pueden ser muy valiosas y hacernos ver las cosas desde otro punto de vista.

Por cuestiones de tiempo y por la dificultad clínica de aconsejar sobre problemas personales desde internet sin conocer bien la historia completa de cada persona, los comentarios sobre problemas personales pueden no ser contestados. Son preferibles las consultas sobre dudas respecto al contenido de la entrada.