lunes, 22 de septiembre de 2014

Edulcorantes artificiales, alteraciones de la flora y riesgo de obesidad y diabetes. Nuevos datos sobre los posibles efectos perjudiciales de su uso

Edulcorants artificials, alteracions de la flora i risc d'obesitat i diabetis. Noves dades sobre els possibles efectes perjudicials de la seu us




Hace un año publicaba una entrada hablando de los efectos que se estaban describiendo en estudios sobre animales y humanos de las dietas con alto contenido en edulcorantes artificiales. En concreto su asociación a mayor riesgo de desarrollo de obesidad, diabetes y aumento de riesgo cardiovascular. La controversia sigue sin dilucidarse, pero un nuevo estudio publicado en la revista Nature la semana pasada vuelve sobre el tema con un acercamiento nuevo, el efecto sobre la flora intestinal de los edulcorantes artificiales y sus consecuencias en la salud.


¿Qué nos dice este nuevo estudio sobre los edulcorantes artificiales?

Según este estudio, ratones alimentados con edulcorantes (en concreto aspartamo, sacarina o sucralosa) experimentaron cambios en la flora intestinal hacia un tipo de flora que favorece el desarrollo de enfermedades metabólicas como la intolerancia a la glucosa, la obesidad y la diabetes. Los ratones experimentaron aumentos de los niveles de glucosa a pesar de uso de edulcorantes. Pero ¿cómo puede la flora afectar de esta manera a la salud humana? Esto es algo que está en investigación hoy día y que está cobrando una especial importancia, por lo que he dedicado una entrada solamente a hablar sobre ello. Os adelanto que existe una relación entre ambas cosas, y muchas más.

La investigación constató también que a ratones a los que se les implantaba la flora intestinal de los animales alimentados con edulcorantes desarrollaban los mismos efectos perjudiciales de aumento de los niveles de glucosa que los donantes, y que al eliminarla con antibióticos los efecto revertían. Vimos en esa entrada también la importancia que puede tener este efecto en la transmisión de la flora bacteriana que hace la madre al hijo durante la lactancia y que puede afectar a la salud del recién nacido el resto de su vida.

Efectos similares sobre la flora intestinal y la intolerancia a la glucosa se han encontrado en humanos consumidores de edulcorantes artificiales, por lo que existe un riesgo evidente de que los edulcorantes que recomendamos a nuestros pacientes obesos o con diabetes incipientes estén empeorando su metabolismo, acelerando el desarrollo de diabetes y dificultando la pérdida de peso a largo plazo.

=>

Expertos en endocrinología y nutrición piden cautela a la hora de interpretar estos resultados pues la mayoría de investigaciones se han hecho en ratones y los estudios en humanos son con poca población y sin comparación con placebo, y nos dicen que las dosis a las que se someten a los ratones y a las personas son las dosis máximas recomendadas, las cuales son difíciles de alcanzar en nuestras dietas habituales. Sin embargo, hay que tener en cuenta que cada vez están presentes en más productos de consumo diario, bebidas light, galletas, yogures y leches fermentadas, los edulcorantes de cafeterías, bollería, excipientes de medicamentos y un largo etcétera y que quizás dosis intermedias puedan tener también efectos perjudiciales. Ante todo prudencia y no alarmar.

Bebidas con edulcorantes cada vez mas presentes en nuestra dieta

Mi recomendación sigue siendo la misma que el año pasado

  • Para la población general, cuanto menos azúcar se coma mejor, y no sustituirlos por edulcorantes artificiales. Por comer un día algo con azúcar o edulcorado tampoco pasa nada, pero no a diario. Acostumbrémonos a sabores menos dulces o incluso sin azúcar, a endulzar con azucares integrales de verdad o miel  que aporta algún nutriente más que sólo sacarosa, pero siempre en pequeñas cantidades, porque sino es igual que tomarla refinada. 
  • En pacientes obesos, síndrome metabólico, con intolerancia a la glucosa o diabetes tipo 2 incipientes, por precaución no recomendaría el uso de edulcorantes pues según estas investigaciones existe el riesgo no acalarado de poder empeorar sus enfermedades a largo plazo. En todos los casos es mejor aumentar el gasto energético mediante el aumento de actividad física y reducir el consumo de azucares simples y alto índice glicémico como la glucosa, la fructosa o las harinas refinadas. 
  • Solo en diabéticos tipo 1 encuentro que continúan siendo beneficiosos. Habría que esperar datos de nuevas investigaciones orientadas a dilucidar estos efectos.
Podéis encontrar un listado de edulcorantes y sus siglas en la entrada relacionada Edulcorantes artificiales o azúcar, ¿Son todos igual de perjudiciales?


Puedes seguirme en          

Mas información:

1 comentario:

  1. Dr. Muy interesantes todos sus post. Gracias.
    Quería preguntarle que opina de utilizar la tagatosa como reemplazo del azúcar y edulcorantes artificiales. Según indican no afecta la flora y no produce subidas de glucosa especial para personas diabéticas. Saludos desde Chile.

    ResponderEliminar

ADVERTENCIA: No se publicaran comentarios irrespetuosos hacia el autor ni hacia el resto de participantes que hayan expresado sus opiniones. Por favor, participa de forma constructiva incluso si no estás de acuerdo con el contenido de la entrada. Tus aportaciones pueden ser muy valiosas y hacernos ver las cosas desde otro punto de vista.

Por cuestiones de tiempo y por la dificultad clínica de aconsejar sobre problemas personales desde internet sin conocer bien la historia completa de cada persona, los comentarios sobre problemas personales pueden no ser contestados. Son preferibles las consultas sobre dudas respecto al contenido de la entrada.