lunes, 11 de abril de 2016

"Todo está en tu cabeza", un libro sobre las enfermedades psicosomáticas de lectura obligada para profesionales sanitarios y pacientes



Según las estadísticas, hasta 1 de cada 3 personas que entran cada día por mi consulta presenta síntomas cuyo origen está en la mente y las emociones, en la vivencia de la realidad que tiene el paciente, sus conflictos conscientes e inconscientes, sus miedos, sus preocupaciones.  Es una enorme cifra y que hasta a mi me ha sorprendido. Sólo estos pacientes generan un gasto sanitario elevadísimo en comparación al resto de la población, y un sufrimiento todavía mayor en estas personas que deambulan dando vueltas de especialista en especialista, de terapia en terapia a terapia todavía más extraña, de prueba en pruebas en la búsqueda de una explicación orgánica a los síntomas que padecen y que nadie acierta en encontrar su origen.

Dolor y fatiga crónica, trastornos digestivos como diarrea, dolor abdominal, digestiones pesadas, hinchazón abdominal, dolores de cabeza, mareos, parálisis, convulsiones y hasta algunos casos de ceguera psicógena son sólo algunos de los síntomas que pueden tener su origen en conflictos emocionales no resueltos del paciente, la excesiva preocupación en la vida, el estrés al que estamos sometidos etc etc etc... y cuya expresión más simple y que no nos cuesta reconocer pueden ser la risa o el llanto que se suceden a la alegría o a la tristeza.

Acabo de leerme el libro "Todo está en tu cabeza, historias reales de enfermedades imaginarias" de la Neuróloga Suzzane O'Sullivan, un libro de obligada lectura para todos los médicos y enfermeras, pero también para los pacientes, en el que la Dra. O'Sullivan trata con una delicadeza exquisita el tema de las enfermedades psicosomáticas, especialmente de los trastornos disociativos, haciendo un repaso de la historia de los mismos desde la neurastenia, la histeria, la disociación hasta los actualmente más socialmente aceptados como los síndromes de dolor y fatiga crónicas. Un repaso en el que nos narra la evolución de las enfermedades psicosomáticas a lo largo de la historia de la medicina, hablándonos de Charcot, Freud y otros investigadores que se han centrado en el estudio los mismos a través de las historias de muchos de sus pacientes atendidos por ella misma en la clínica en la que trabaja.

Podéis leer varias entrevistas que le han hecho en diversos periódicos como La Vanguardia, EL periódico de Cataluña o El Diario este año como introducción al mismo, pero os recomiendo su lectura.

Un libro del que estaría bien al menos sacar 4 conclusiones importantes:
  1. Como médicos tenemos que aceptar que los síntoma de nuestros pacientes, aunque sean psicosomáticos, son reales y no inventados, y así los viven nuestros pacientes.

  2. Cuanto más resistencia pongamos a aceptar los síntomas psicosomáticos de un paciente, más esfuerzo hará el paciente en intentar que sean tenidos en cuenta, hasta el punto de que conseguir que le crean a uno puede convertirse en si mismo en la principal causa de perpetuación de los mismos.

  3. Como pacientes hemos de aceptar que nuestros síntomas pueden tener un origen mental y emocional, por muy desconectados que estemos del origen y de los mismos. Cuanto más te resistas a aceptar esta posibilidad más lejos estarás de alcanzar un alivio o la curación de los mismos.

  4. Una evaluación por un  psiquiatra y una psicoterapia para intentar mejorar los síntomas de probable origen psicosomático no le hace daño a nadie, no pierdes nada por intentarlo.


La Dra. Suzanne O'Sullivan, imagen de la entrevista de El Diario.es que podeis constar en este enlace

Lo primero que tenemos que hacer como médicos es aceptar que los síntomas psicosomáticos son reales (no inventados) aunque tengan un origen inconsciente y sean la manifestación de conflictos emocionales no resueltos.

Un síntoma psicosomático o un trastorno conversivo es real aunque no podamos cuantificarlo o sepamos que no tienen una causa orgánica (por ejemplo una ceguera o una parálisis psicógena) y si como médicos no lo reconocemos, favorecemos que la persona centre todos sus esfuerzos en demostrar que no miente y que le crean, generando una motivación para demostrar que no lo son, que incluso les lleve a exagerar sus síntomas de forma más o menos inconsciente, en vez de enfocarse en buscar el origen y la solución, cronificando su padecimiento e incluso otorgándole una necesidad a su existencia de la que difícilmente podrá desvincularse.

Si como médicos le decimos a alguien que presenta síntomas psicosomáticos o conversivos que sus síntomas son inventados, éstos tendrán menos probabilidad de desaparecer que si aceptamos que son reales aunque sean producidos por el inconsciente.

Algo parecido pero en orden inverso ocurre si ofrecemos una causa orgánica a un síntoma psicosomático o relacionado con el estrés (por ejemplo un dolor cervical asociado a una artrosis cuando es debido a tensión muscular, o una diarrea psicógena que se achaque a una intolerancia alimentaria inexistente), tenemos más probabilidad de que ese síntoma persista por mucho más tiempo o para toda la vida que si le hacemos ver a la persona el origen psicosomático del mismo.

Eso sí, hay que estar al loro para reconocer a los farsantes, simuladores y rentistas,  algo de lo que también habla la Dra. O'Sullivan, en parte culpables de que muchos médicos desconfíen de los síntomas psicosomáticos.

Muchas gracias a la Dra. O'Sullivan por este magnifico libro, espero que lo disfrutéis y aprendamos  todos con él.

Algunas entrevistas en los medios de comunicación de la Dra. O'Sullivan



2 comentarios:

  1. Buenas tardes! Podrias darme el nombre de algun médico en Barcelona o en España que sepa bastante sobre fátiga crónica y haga analíticas bastante extensas?
    Llego 6 años con una debilidad y un cansancio enormes, estoy algo desanimada. Hace tres meses que tomo antidepresivos pero no he encontrado mejoria.
    Gracias y un saludo

    ResponderEliminar
  2. Deberias de hacer mucho ejercisio eso me a ayudado mucho

    ResponderEliminar

ADVERTENCIA: No se publicaran comentarios irrespetuosos hacia el autor ni hacia el resto de participantes que hayan expresado sus opiniones. Por favor, participa de forma constructiva incluso si no estás de acuerdo con el contenido de la entrada. Tus aportaciones pueden ser muy valiosas y hacernos ver las cosas desde otro punto de vista.

Por cuestiones de tiempo y por la dificultad clínica de aconsejar sobre problemas personales desde internet sin conocer bien la historia completa de cada persona, los comentarios sobre problemas personales pueden no ser contestados. Son preferibles las consultas sobre dudas respecto al contenido de la entrada.