Efectos de los antibióticos en la flora intestinal y la salud: Probióticos, prebióticos y simbióticos ¿sirven para algo?

Efectes dels antibiòtics en la flora intestinal i la salut: Probiòtics, prebiòtics i simbiòtics ¿serveixen per a alguna cosa?

antibioticos medicamentos dañan la flora intestinal probióticos pastillas, pildoras
Antibióticos


En las entradas anteriores hemos visto nociones generales sobre flora intestinal y sobre los factores que la condicionan y modifican, sus efectos sobre la salud, el sistema inmunitario y algunas investigaciones sorprendentes que se están llevando a cabo sobre las funciones de la micriobiota intestinal. Pero el principal motivo de estas entradas es aclarar hasta que punto afectan los antibióticos a la flora intestinal e indirectamente a la salud.

Cada año se consumen en España toneladas de antibióticos con fines diversos. Desde la industria agroalimentaria, las piscifactorias y lo que nos compete más, que son los tratamientos de las infecciones. España presenta una de las tasas más altas de consumo de antibióticos de Europa (8). Su uso indebido y abusivo es el principal responsable de las altas tasas de resistencia a antibióticos de nuestro país, pero además de crear bacterias superresistentes, los antibióticos producen alteraciones en la flora intestinal que tienen consecuencias para la salud que van más allá del intestino y una simple diarrea, pudiendo modificar el funcionamiento del sistema inmunitario, el endocrino y el metabolismo de forma transitoria y en algunos casos a largo plazo.

¿Cuanto afectan los antibióticos alteran la flora intestinales? ¿Cómo nos afectan? ¿Los antibióticos te bajan las defensas y perjudican al sistema inmunitario?¿Son reversibles las alteraciones de la flora que producen? ¿Podemos evitar los trastornos que producen las alteraciones de la flora tras la toma de antibióticos? ¿Sirve de algo el uso de probióticos?

Probióticos y prebióticos y simbióticos (1)

Probióticos
Las bacterias acido lácticas (BAL) son microorganismos que tienen la peculiaridad de producir acido láctico en la fermentación de los hidratos de carbono. Por ello se utilizan desde hace miles de años para la fermentación y conservación de alimentos con diferentes fines (elaboración de quesos, tofo, salsa soja, yogur, temple, kefir, vino...). Muchos de ellos viven en nuestro intestino y por ello estos alimentos confieren beneficios para la salud gracias a las bacterias que contienen.

Hoy en día se reserva el termino probiótico sólo para las bacterias que han demostrado en estudios científicos que son beneficiosas para la salud, pero al paso que vamos, este requisito lo acabarán cumpliendo la mayoría de ellas. Las especies de Lactobacillus y Bifidobacterium son las que se usan con más frecuencia como probióticos. También lo son la levadura Saccharomyces cerevisiae (utilizada para la fermentación del pan, la cerveza o el vino) la Saccharomyces boulardii y algunas especies de E. coli y Bacillus.


definición de probióticos, prebióticos y simbióticos
Probióticos y prebióticos. Guía Práctica de la Organización Mundial de Gastroenterología

Prebióticos
Los prebióticos son sustancias de la dieta, la mayoría de ellos polisacáridos no almidónes y oligosacáridos que no se digieren por enzimas humanas, y que actúan de nutrientes de grupos de microorganismos seleccionados del intestino, favoreciendo el crecimiento de las bacterias beneficiosas e inhibiendo a los patógenos. Los más conocidos son:
  • La Oligofructosa prebiótica.
  • La Inulina, 
  • Los Galacto-oligosacáridos
  • La Lactulosa es sintética y se usa como medicamento.
  • Los Oligosacáridos de la leche materna
Algunos alimentos actúan como prebióticos y favorecen el crecimiento de las bacterias beneficiosas debido a que continente pequeñas cantidades de fructooligosacaridos, por ejemplo el ajo, la cebolla, el trigo, puerro, espárragos, remolacha, la alcachofa, raíz de achicoria, la miel, la soja, el maíz, el plátano, las espinacas o el tomate.

Los simbióticos son combinaciones de prebióticos y probióticos que actúan de forma sinérgica.


Consumo de antibióticos y efectos sobre la flora intestinal

A la flora intestinal se la considera que es bastante estable a lo largo de la vida. Ya hemos visto en la primera parte de la entrada como el tipo de flora depende sobre todo de la flora que nos coloniza en los primeros día de la vida (parto vaginal, lactancia materna), del medio ambiente que nos rodea y del tipo de dieta que llevamos. Algunos efectos de la colonización tras el nacimiento del bebé no son reversible. A pesar de ello, los antibióticos actúan sobre determinados tipos de bacterias intestinales reduciendo el número de bacterias beneficiosas, su biodiversidad y favoreciendo el crecimientos de otras, normalmente las más patógenas y resistentes, que están en menores cantidades en condiciones normales. Entre los efectos secundarios más conocidos de los antibióticos está también el crecimiento de hongos en las mucosas vaginal, oral o esofágica.

Hasta hace poco tiempo se pensaba que el intestino recuperaba por si mismo su composición normal de bacterias pasados aproximadamente 1 mes después de la toma de antibióticos. Esto es bebido a que siempre quedan nichos de bacterias vivas entre las vellosidades intestinales que son difícilmente eliminables del todo incluso con antibióticos. También a que la genética del huésped favorece el crecimiento de unas bacterias por encima de otras.

Pero hoy en día sabemos que esto no es así. Además de los trastornos importantes de la flora a corto plazo, nuevas investigaciones moleculares (2) han puesto de manifiesto que algunas cepas pueden tardar años en recuperarse.


Efectos de los antibióticos en la flora intestinal
La toma de antibióticos reduce la biodiversidad de bacterias del intestino, la cual se recupera lentamente.
Fuente Microbiology 2010 (2)

Los efectos sobre la flora dependen del tipo de antibiótico, la dosis, la via de administración y eliminación y la duración del tratamiento (2). Es mayor con aquellos de mayor espectro como la clindamicina, vancomicina, quinolonas, acido clavulánico o las combinaciones de antibióticos. Por ejemplo (2)
  • Se ha visto que las alteraciones que ocurren tras la administración de clindamicina son visibles incluso tras 1,5-2 años tras la toma del antibiótico.
  • Los tratamientos para eliminar el Helicobacter Pylori son especialmente agresivos al usar combinaciones de antibióticos generando alteraciones extremadamente largas en el tiempo de hasta 4 años postratamiento, siendo menos agresivas las pautas con amoxicilina.
  • Las penicilinas tienen un efecto menos intenso sobre la flora, sobre todo las de menor espectro (penicilina G o V) observando una recuperación casi a la normalidad a los 60 días de la toma de 5 días de amoxicilina. 
  • Los efectos son más graves con amoxicilina-acido clavulánico, tras el cual por ejemplo no fue posible encontrar bifídobacterias hasta al menos pasados 14 días de haber acabado el tratamiento (2).
En la anterior entrada vimos como la flora intestinal modula la respuesta inmunizara del huésped, puede modificar el estado de inflamación basal de organismo y hasta alterar la digestión y absorción de los nutrientes y afectar al peso corporal, no me queda ninguna duda que los antibióticos nos afectan más de lo que creíamos hace unos años. Aunque sus efectos puedan ser a medio plazo reversibles, en algunas personas pueden ser desencadenantes de disbiosis persistentes, molestias digestivas crónicas, reducción de la resistencia a infecciones, trastornos metabólicos etc etc etc....sobre todo en consumidores repetidos.

Todos estos efectos más o menos transitorios pueden ser persistentes cuando los antibióticos son usado en edades muy tempranas, en el recien nacido o los primeros meses de vida. Una correcta flora intestinal en las primeras semanas tras el nacimiento ayuda a modular la respuesta inmunitaria del recién nacido, favoreciendo la tolerancia a los alimentos y componentes de la mucosa, mientras que una flora no adecuada favorecería las reacciones inmunes desadaptadas, alergias, asma o enfermedades autoinmunes.

Existen estudios en animales que demuestran que los tratamientos perinatales con antibióticos (3) o en los primeros días de vida (4) producen alteraciones en la flora intestinal que pueden ser persistentes favoreciendo el desarrollo del asma o de enfermedades inflamatorias pulmonares en el futuro. No todos los antibióticos tendrían el mismo efecto. Por ejemplo el mismo grupo de investiugadores detectó que
  • Asma alérgico: El tratamiento neonatal con Streptomicina en ratones tenía un efecto poco destacado en la flora y no influyó en el desarrollo futuro de asma, mientas que la Vancomicina producía importantes alteraciones en la misma y mayor riesgo de asma alérgico. Además estos efectos no aparecían en los controles adultos, solo cuando se aplicaban en edades muy tempranas. (3)
  • Neumonitis por hipersensibilidad a Saccharopolyspora: En este caso los resultados fueron opuestos, favoreciendo la enfermedad las alteraciones de la flora producidas por la streptomicina mientras que no afectaba las de la vancomicina. Esto es debido a que ambas enfermedades están mediadas por diferentes células inmunitarias (TH2 o TH1/TH17 respectivamente) y a que cada antibiótico produce un incremento de un tipo de bacterias y descenso de otro lo cual condiciona una distinta maduración del sistema inmune a nivel intestinal.

Y no solo los antibióticos mal utilizados pueden perjudicarnos. Otros productos de higiene diarios con efectos antiséptico y antimicrobiano son absolutamente innecesarios, me refiero a:
  • Colutorios con acción antiséptica como la clorhexidina: sólo deberían usarse por indicación de un dentista o médico cuando exista una infección superficial en la boca, nunca por sistema cada día. Eliminan bacterias perjudiciales pero también las beneficiosas para los dientes y la flora oral.
  • Las pastas de dientes con antisépticos como como el triclosan (y otros), se deberían de evitar. Existen pastas hechas de productos naturales o con xilitol que actúa como probiotico favoreciendo el crecimiento de la flora oral beneficiosa y controlando a la patógena, previniendo las caries. Busca productos con certificados ECOCERT
  • Los jabones de uso diario como geles, jabones de manos con acción antiseptica. Solo deberían usarse en entornos sanitarios por los profesionales para evitar transmisión de infecciones o desinfectar zonas a tratar.
  • Los productos de limpieza para el hogar con acción antibacteriana. Deberían de usarse únicamente en el inodoro, pero no son necesarios para el resto de la casa pues contribuyen a destruir las bacterias que nos rodean y a materializar los efectos de la teoría de la higiene. Se han de reservar únicamente para ambulatorios, hospitales, quirófanos etc etc para esterilizar y evitar transmisión de infecciones en entornos sanitarios o en lugares públicos como aseos o cocinas de restaurantes donde es imprescindible evitar la transmisión de infecciones con la comida.

Dice la sabiduría popular que los antibióticos te "bajan las defensas y te producen cansancio", antes pensaba que era más una leyenda urbana sobre los efectos secundarios de los antibióticos, pero algo que parecía una fantasía de los pacientes se ha convertido en una realidad.


probióticos antibióticos flora intestinal y salud
Probióticos vs antibióticos. Viñeta de biosionarios.blogstop.com

Probióticos, ¿sirven para algo?

Aunque durante años fueron relegados como productos innútiles, hoy en día se acumula evidencia de que algunos probióticos reducen los efectos indeseados de los antibióticos, especialmente la diarrea asociada a su consumo (1) y algunas molestias digestivas asociadas a disbiosis como el estreñimiento, el meteorismo o el síndrome del intestino irritable. Algunas especies aumentan las tasas de curación de la infección por Helicobacter Pylori. Otros incluso parece que pueden reducir la duración (que no el número) de los resfriados como vimos en la entrada sobre prevención de resfriados y la gripe.  Pero no todos los productos funcionan igual, ni todas las cepas y especies tienen los mismos beneficios.

Para nombrar un probiótico se utilizan 3 datos: El género (Lactobacilos), la especie (Rhamnosus) y la cepa (GG). La comunidad científica internacional sólo reconoce el efecto de los probióticos a las cepas específicas con las que se han hecho los estudios, esto beneficia a multinacionales con productos probioticos en el mercado como Danone o distintos laboratorios farmacéuticos que disponen de dinero para llevar a cabo estudios de mayor o menor calidad sobre los efectos de sus productos. Pero el tiempo y los estudios sin conflicto de intereses están demostrando que más de una especie o distintas cepas de una misma especie producen los mismos efectos sobre la salud. También distintas combinaciones.

Algunos efectos de los productos simbióticos pueden ser debidos a los prebióticos que aportan y que mejoran la salud de la flora ya presente en el intestino. Tambien puede variar la viabilidad de algunos probióticos segun se presenten en polvo, liquido, con cubiertas enterica o no... Muchos de los BAL son resistentes a los acidos del estomago y secreciones biliares apareciendo en las heces tras su utilización aunque no vayan protegidos, al igual que los contenidos en los alimentos.

El resumen de las indicaciones completas basadas en la evidencia de los probióticos en adultos y niños de la WGO y por tanto los efectos demostrados hasta ahora (Actualizado Febrero 2017),  se puede consultar en el punto 4 de este enlace (1).

Os dejo el cuadro resumen de la evidencia en prevención de diarrea asociada a antibióticos y como complemento (no alternativa) al tratamiento de Helicobacter Pilory en el cual se usan combinaciones de antibióticos con especial efecto negativo sobre la flora.

Guía Práctica de la Organización Mundial de Gastroenterología:
Probióticos y prebióticos.
 
Febrero de 2017




¿Pueden los probióticos evitar las alteraciones que ocasionan en la flora los antibióticos? ¿cuál es el probiótico ideal?

A mi entender, el tratamiento con antibióticos siempre dede ir acompañado por algún tipo de suplemento probiótico que ayude a reducir el impacto de los mismos sobre la flora. Es posible que la reposición ideal de la flora intestinal tras la toma de antibióticos sea con mezclas de varias especies, géneros y cepas de la misma especie, ya que las poblaciones bacterianas del intestino son muy complejas y diversas, y una única cepa no va a reequilibrar la composición de la flora tras la toma de antibióticos, pero todavía desconocemos cuales son las combinaciones más adecuadas. Además un producto simbiótico que también incluya prebióticos como la inulina o la oligofructosa, será mas beneficioso que las cepas aisladas y facilitará que las bacterias lleguen mas viables hasta el intestino. También es importante los millones de unidades formadoras de colonias (UFC) que disponga el producto, la mayoria de estudios son con 10/8 a 10/10 UFC por cepa.

Los que han resultado efectivos en prevención de la diarrea asociada a antibióticos en la comunidad y que mejoran la tolerancia en el tratamiento del helicobacter pilory con un grado de evidencia 1 ó 2 incluyen (1):
  • Yogur con Lactobacillus casei DN114, L. bulgaricus, y Streptococcus thermophilus ≥ 10e7-10e10 UFC/día 
  • Lactobacillus acidophilus CL1285 y L. casei (Bio-K+ CL1285) ≥ 4-10x10e10 UFC/día 
  • Lactobacillus rhamnosus GG ≥ 6-10x10e9 dos veces al día 
  • Saccharomyces boulardii CNCM I-745 5x10e9 UFC/cápsula o 250 mg dos veces al día
  • Lactobacillus rhamnosus GG 6 × 10e9 dos veces al día 
  • Bifidobacterium animalis subsp. lactis (DSM15954), Lactobacillus rhamnosus GG 10e8–10e10 dos veces al dia
  • Lactobacillus reuteri DSM 17938 1 × 10e8 , UFC tres veces/día 
  • Mezcla de Lactobacillus acidophilus y L. bulgaricus y Bifidobacterium bifidum y Streptococcus thermophilus y galacto oligosacáridos 5 × 108 + 1 × 10e9 dos veces al día 2
lactobacilos Casei al microscopio probióticos
Lactobacilos Casei al microscopio. Fuente

Probablemente otras especies y bacterias también aporten beneficios pero están por investigar.

Yo desde el blog recomendaría, que mientras se sacan más conclusiones, siempre que se vayan a tomar antibióticos se acompañen de probióticos durante el tratamiento, para evitar que otras bacterias ocupen el nicho que van dejando las que mueren, y unos días posterior a los mismos, para recuperar el número de ellas. Existen mutitud de productos con composiones muy variadas que a veces no son exactas a las estudios. A mi me parece más adecuado una mezcla que incluya Sccharomycies Boulardii + varios tipos de Lactobacillus y Bífidobacterias de las comentadas arriba en concentraciones de al menos 10 mil millones de UFC (10e9 UFC) 2 veces al día, o 1 vez al día + 1 yogurt de bifidus en la otra toma. De esta manera obtenemos los beenficios demosrados del Saccharomices que actúa como preventivo de crecimiento de flora patógena y facilita la recuperación de la flora beneficiosa que favorecemos con el aporte de lactobacilos y bifidobacterias de diferentes especies.

Si se quiere optar por algo más económico y más nutritivo, durante el mismo tiempo se debería tomar 2 veces al día yogures con bifidobacterias (sin edulcorantes artificiales ni azúcares, mejor con miel o fibras prebióticas). 

Esta recomendación es especialmente importante en niños y en mujeres en los ultimas semanas del embarazo.

Y sobre todo que se evite la toma indiscriminada y no prescrita por un médico de antibióticos para evitar trastornos que, según  hemos visto, pueden ir más allá de una simple diarrea.

Si por el contrario ya hace tiempo que tomaste antibióticos y sientes que la función intestinal ha quedado resentida puedes optar por un probiótico generico con varias cepas diferentes en dosis de al menos 10x10e9-10. Existen algunos con 6-14 cepas diferentes.

Recuerda que existen indicaciones especificas de probióticos para otras patologias como el sindrome del intestino irritable, el estreñimiento, la colitis ulcerosa, síntomas de diverticulosis no complicada, intolerancia a la lactosa, hígado graso, cólico del lactante y otros trastornos funcionales intestinales en adultos y niños. En estos casos es mejor por optar por una composición específica que haya demostrado efectividad.


Efecto transitorio de los probióticos: Los transplantes de flora

Los probióticos son capaces de modificar la flora intestinal, pero su efecto es más bien transitorio y existe controversia a cerca de si a la larga tienen alguna efecto duradero. Los productos probióticos, mejoran una parte de la flora mientras los tomamos pero al dejarlo volvemos a tener nuestra flora de siempre. Por este motivo se está intentando hacer transplantes de flora digestiva entre personas, para entre otras cosas intentar tratar la obesidad, las enfermedades inflamatorias intestinales o el colon irritable cambiando el tipo de flora. Se trata de inocular pequeñas cantidades de "heces" (sé que suena extraño, pero básicamente es así) mediante sonda digestiva directamente en el intestino delgado. De momento los resultados han sido mejores que con los probióticos y el transplante se mantiene exitoso de forma más duradera (hasta 3-6 meses). Aunque en un primer momento se vio que con el tiempo la flora de base acaba reapareciendo, las últimas investigaciones están demostrando que la flora es mas plástica de lo que hasta ahora creíamos y que aunque el efecto de los probioticos sigue pareciendo transitorio, los transplantes de flora intestinal puede llegar a anidar y permanecer mucho mas tiempo o incluso de forma permanente, algunas de las cepas (8).

Alimentos probióticos. Tipos y efectividad para modificar la flora intestinal

Como hemos visto cada persona tiene una flora única que se adquiere en los primeros dias/meses de vida, sobre la cual actúan diferentes factores que pueden modificarla parcialmente mientras estos persistan. Uno de ellos es la dieta, que es capaz de mejorar o empeorar la calidad de nuestra flora intestinal. Pero si no son cambios duraderos, al volver a la dieta habitual, volverá a dominar la flora previa. Los alimentos fermentados aumentan determinados tipos de bacterias, por ejemplo los lactobacilos y las bifídobacterias al tomar yogures normales o con bifiídus, pero si no los tomamos de forma continuada, volverá a salir nuestra flora de base.

El Kefir es uno de los alimentos que más bacterias y levaduras aporta al intestino, 
y es una buena forma de reponer la flora tras la toma de antibióticos. Fuente: mipediatraonline

Por tanto podemos beneficiarnos, al menos de forma temporal mientras los tomamos, de los alimentos que aportan fermentos si los incorporamos de forma continua en nuestra dieta. Estos incluyen los yogures, tanto normales como los de bifidus (más aconsejables), el Kefir, los quesos en sus múltiples variedades, el tofu, thempe, el miso y las salsas de soja, el chucrut, entre otros, Así por ejemplo:
  • El Yogurt suele contener y nos aporta: Streptococcus thermophilus y miembros del género Lactobacillus, como L. casei, L. bifidus y L. bulgaricus. Si se trata de un yogur con bifidus entonces además lleva alguna especie de Bifidobacterias.
  • El Kefir es diferente al yogurt y en él encontramos una comunidad más amplia de microorganismos que viven en equilibrio y que incluyen a bacterias y levaduras como las Acharomyces kephir, Lactobacillus bulgaricus, Leuconostoc caucasiano, Lactobacillus brevis, Lactobacillus kefiri, Lactobacillus kefiranofaciens subsp. kefirgranum, Lactobacillus kefirgranum ,Lactobacillus parakefir, Saccharomyces lactis, Cándida Kéfir. 
Dependiendo de su procedencia, en el Kefir pueden aparecer otras bacterias como Lactobacillus cellobiosus, Lactobacillus casei subsp. rhamnosus, Lactobacillus paracasei subsp. paracasei,  Lactobacillus casei subsp. pseudoplantarum, Lactobacillus plantarum, Lactobacillus helveticus subsp. lactis, Lactobacillus delbrueckii subsp. bulgaricus, Lactobacillus fructivorans,  Lactobacillus delbrueckii, subsp. lactis, Lactobacillus hilgardii, Lactobacillus kefiranofaciens subsp. kefirgranum,,Lactobacillus lactis var. diacetylactis, Lactobacillus lactis subsp. cremoris,  Lactococci lactis subsp. lactis,  Streptococcus Thermophilus, Enterococcus durans,  Kluyveromyceslactis, Kluyveromycesmarxianus, Kluyveromyces fragilismarxianus, Cándida pseudotropicalis, Leuconostoc mesenteroides, Cándida tenuis, Cándida rancens, Saccharomyces subsp. torulopsisholmii, Saccharomyces unisporus, Saccharomyces carlsbergensis, Acetobacters rasens, Acetobacters aceti
La mayoría de evidencia que he consultado (por ejemplo 5,6) apoya que el uso de alimentos fermentados con bacterias "probióticas" genera un aumento de las colonias de esas bacterias en las heces después de la toma, aunque no todos los estudios coiciden (7).

Conclusiones

Queda mucho por saber para sacar el máximo partido a la flora intestinal y a los probióticos. Los investigadores siguen estudiando si tendremos la capacidad de evitar las alteraciones en la microbiota debidas al uso de antibióticos, el exceso de higiene o la falta de contacto con los microorganismos saludables, y si podemos manipular la microbiota de un individuo de manera permanente o a largo plazo una vez implantada en los primeros meses de vida para tratar o modificar el curso de distintas enfermedades. También qué combinaciones de bacterias son las más beneficiosas para tratar estas enfermedades o acompañar a la toma de antibióticos cuando éstos sean necesarios.
  • Los antibióticos producen cambios en la flora intestinal que pueden tardar hasta 2 años en corregirse o más dependiendo del tipo de antibiótico o sus combinaciones. 
  • Estos cambios pueden ser permanentes en bebes recién nacidos o niños muy pequeños. También en consumos continuados, afectando al normal funcionamiento del sistema inmunitario y digestivo.
  • El uso de probioticos o leches fermentadas reduce los efectos de los antibióticos sobre la flora y la salud y deberían de ser prescritos conjuntamente y durante varios días tras el cese de la toma de antibióticos,
  • Los yogures, el kefir u otro tipo de leche o alimento fermentado deberia insocroprarse a la dieta de forma regular para ayudar a mantener una flora intestinal lo más saludable posible.
  • Y sobre todo, evita tomar antibióticos por tu cuenta, tómalos sólo cuando te los indique tú médico.

Puedes consultar cómo es la salud de tu sistema digestivo en este enlace con el semáforo de bienestar digestivo.
  1. Guía Práctica de la Organización Mundial de Gastroenterología: Probióticos y prebióticos. WGO Practice Guideline: Probiotics and prebiotics [Official Spanish translation of the WGO]Probióticos y prebióticos. Febrero de 2017
  2. Long-term impacts of antibiotic exposure on the human intestinal microbiota. Jernberg C1, Löfmark S, Edlund C, Jansson JK. Microbiology. 2010 Nov;156(Pt 11):3216-23. doi: 10.1099/mic.0.040618-0. Epub 2010 Aug 12.
  3. J Allergy Clin Immunol. 2014 Aug 8. pii: S0091-6749(14)00893-8. doi: 10.1016/j.jaci.2014.06.027. [Epub ahead of print] Perinatal antibiotic-induced shifts in gut microbiota have differential effects on inflammatory lung diseases. Russell SL1, Gold MJ2, Reynolds LA3, Willing BP4, Dimitriu P5, Thorson L3, Redpath SA5, Perona-Wright G5, Blanchet MR6, Mohn WW5, Brett Finlay B7, McNagny KM8.
  4. EMBO Rep. 2012 May 1;13(5):440-7. doi: 10.1038/embor.2012.32. Early life antibiotic-driven changes in microbiota enhance susceptibility to allergic asthma. Russell SL1, Gold MJ, Hartmann M, Willing BP, Thorson L, Wlodarska M, Gill N, Blanchet MR, Mohn WW, McNagny KM, Finlay BB.
  5. Impact of Bifidobacterium animalis subsp. lactis BB-12 and, Lactobacillus acidophilus LA-5-containing yoghurt, on fecal bacterial counts of healthy adultsInt J Food Microbiol. 2011 Sep 1;149(1):50-7. doi: 10.1016/j.ijfoodmicro.2010.12.026. Epub 2011 Jan 15Savard P1, Lamarche B, Paradis ME, Thiboutot H, Laurin É, Roy D.
  6. Influence of fermented milk products, prebiotics and probiotics on microbiota composition and health.Best Pract Res Clin Gastroenterol. 2013 Feb;27(1):139-55. doi: 10.1016/j.bpg.2013.04.004. Ceapa C1, Wopereis H, Rezaïki L, Kleerebezem M, Knol J, Oozeer R.
  7. The impact of a consortium of fermented milk strains on the gut microbiome of gnotobiotic mice and monozygotic twins.McNulty NP1, Yatsunenko T, Hsiao A, Faith JJ, Muegge BD, Goodman AL,. Sci Transl Med. 2011 Oct 26;3(106):106ra106. doi: 10.1126/scitranslmed.3002701.
  8. Uso de antibióticos en España- AEMPS 2009.
  9. Reshaping the gut microbiome with bacterial transplantation and antibiotic intake. Genome research 20:1411–1419. Chaysavanh Manichanh,1,5, Jens Reeder,2, Prudence Gibert,1, Encarna Varela,1, Marta Llopis,1, Maria Antolin,1, Roderic Guigo,3, Rob Knight,2,4 and Francisco Guarner1. (1)Digestive System Research Unit, University Hospital Vall d’Hebron, Ciberehd, 08035 Barcelona, Spain; (2) Department of Chemistryand Biochemistry, University of Colorado, Boulder, Colorado 80309, USA; (3) Center for Genomic Regulation, Universitat Pompeu Fabra,08003 Barcelona, Catalonia, Spain; (4) Howard Hughes Medical Institute, University of Colorado, Boulder, Colorado 80309, USA
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...