miércoles, 1 de junio de 2016

Baby Led Weaning: Alimentación complementaria dirigida por el bebe através de trozos de comida en vez de papillas y cuchara

De la lactancia a la alimentación complementaria con trozos de alimentos sin pasar por las papillas. Es la "nueva" forma de alimentación complementaria, esta vez dirigida por el bebé y no por los padres, que triunfa entre las madres más jóvenes y aquellas interesadas en la crianza natural de sus hijos, y que cada vez cuenta con más apoyos dentro de la comunidad científica y por parte de los pediatras.


Fuente de la imagen etiquetasbuenosmodalesenlamesa
Este año celebro el tercer aniversario del blog con un nuevo paso en el desarrollo del ser humano como voy haciendo desde comencé a escribirlo en 2013. Entonces hablé sobre parto respetadoen 2014 de la importancia del contacto piel con piel tras el nacimiento, en 2015 sobre los beneficios de la lactancia materna y hoy me propongo a dar un salto de 6 meses hacia la alimentación complementaria y a revisar un tipo de alimentación que está en auge, el Baby Led Weanning  o en español, la Alimentación complementaria dirigida por el bebé (para otros Alimentacion autorregulada o Aprender a Comer Solo). Vaya por delante mi agradecimiento a mi hermana Carolina por sus consejos de madre Baby-Led y las fotos que me ha cedido de mi sobrino comiendo según este método.



Introducción de la alimentación complementaria en el bebé

Voy a hacer un pequeño inciso para introducir en qué consiste la alimentación complementaria del bebé antes de continuar con la entrada. Como vimos el año pasado, la lactancia materna es el alimento ideal y ha de ser exclusivo en los primeros 6 meses de vida. A partir del 6º mes (o del 4º-5º en niños alimentados con leche de fórmula si el pediatra lo ve necesario), las necesidades del bebé comienzan a ser mayores que lo que el pecho aporta y se ha de introducir progresivamente la alimentación complementaria a la lactancia materna, la cual se puede alargar hasta los 2 años. Las leches de fórmulas adaptadas se han de  cambiar también a las de continuación ya que la leche materna va evolucionando por si sola con las necesidades del bebé pero la formula  obviamente no a no ser que cambies de tipo de leche.

Aunque el orden puede variar,  se suele comenzar primero por algunas frutas y los cereales sin gluten, algunas verduras y hortalizas, introduciendo el gluten entre los 6-8 meses de edad y progresivamente proteínas del pollo, el pescado blanco y después la carne roja. El yogurt o el queso entre los 7-8 meses, el huevo a partir de los 8-9 meses empezando por la yema cocida, después las legumbres entre los 11-12 meses y por último el pescado azul a partir del año. Podéis consultar las recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría sobre alimentación complementaria y como introducirla en este enlace donde se explican más en profundidad.

Los alimentos nuevos se han de introducir de uno en uno cada 3-5 días para poder saber si alguno le sienta mal.

¿Cuándo introducir el gluten en la alimentación del bebé?

Mucho se habla de la introducción del gluten en la dieta de los niños, por ello esta aclaración. Con el gluten se recomienda introducirlo antes de los 6 meses de edad, si bien ha de introducirse antes de los 8 meses ya que se ha visto que existe una ventana entre los 4-7 meses en la que se reduce el riesgo de desarrollar enfermedad celiaca y diabetes tipo 1 en el futuro (2) (y probablemente de intolerancia al gluten no celiaca), sobre todo si se introduce mientras todavía se está con la lactancia materna (3). Hacerlo antes o después de este periodo incrementa el riesgo de reacciones adversas al gluten de los cereales.

Carteles de publicidad vintage de papillas infantiles

¿Papillas y potitos, sí o no?

En la alimentación tradicional con cuchara (ATC) se opta por introducir los nuevos alimentos en forma de potitos, triturados y papillas que les damos en cuchara, pero ésta no es la forma más natural en que se alimentan las crías de los animales mamíferos en la naturaleza, que pasan normalmente de la lactancia a los alimentos sólidos combinado ambas durante el periodo intermedio que puede durar meses o algunos años según la especie.

Las papillas tenían más sentido cuando se recomendaba comenzar con ellas a los 4 meses como se hacía en la época del boom de las leches de formulas y papillas del siglo pasado, ya que el bebé todavía no había desarrollado la capacidad de masticar y llevarse alimentos a la boca, pero hoy en día la recomendación oficial es de dar la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses y esto cambia la cosa.

Por todo ello y por la insistencia de mujeres sobre todo y grupos pro crianza natural surge un nuevo método más acorde con el desarrollo psicomotor del bebé, el de los dientes, los maxilares y la musculatura de la boca que es el de la Alimentación complementaria dirigida por el bebé o Baby Led Weaning mediante pequeños trozos de algunos alimentos que el propio bebé manipula y se mete en la boca por si mismo y que ya cuenta con el aval de las asociaciones de pediatría.





El Baby Led Weaning o Alimentación complementaria dirigida por el bebé 

La primera vez que escuché hablar de este método fue a mi hermana mayor que decidió ponerlo en práctica con su primer y único hijo hasta el momento. Las reacciones habituales de l@s abuel@s, ti@s, cuñad@s y similares es que esta chica está chiflada, ya está con otra de sus excentricidades o se piensan que se van a desnutrir, que un bebé no puede morder y masticar alimentos sólidos porque no tiene dientes y sobre todo el miedo a que se atragante. Por suerte su pediatra le apoyó y le animó a seguirlo con una serie de recomendaciones y precauciones.

La misma Asociación Española de Pediatría anima a usar este método en su blog, podéis leerlo de forma completa en este enlace.


¿En qué consiste el Baby Led Weaning?

Lo primero es aclarar que el Baby Led Weaning no es un método alimentario alternativo ni excluyente del más habitual con papillas, potitos y cuchara, ambos se pueden complementar si lo consideras más adecuado para tu caso o en determinadas situaciones como comer en la calle o estar de viaje. No te crees rigideces y sobre todo si ves que no funciona, cambia sin sentirte mal por uno que le vaya mejor. Háblalo siempre con tu pediatra que te puede asesorar y si no lo conoce enséñale esta entrada.

El método consiste en que el bebé es el que dirige el proceso de cambio hacia la alimentación complementaria.  Durante la lactancia materna el bebé es el que decide cuándo y cuánto come y está capacitado para seguir haciéndolo en esta segunda fase de alimentación complementaria, probando la comida que comen sus padres y generando una adaptación progresiva a los hábitos familiares y de la comida adulta en vez de forzarle a comer directamente con cuchara.

Para ello se va introduciendo los alimentos uno a uno en pequeños trozos del tamaño de un dedo adulto y se le da al bebé para que él mismo con su mano los explore, se los lleve a la boca, los chupe, experimente sus texturas y los vaya mordiendo poco a poco. Tiene las ventajas de que come lo mismo que la familia sin necesidad de preparar o comprar comidas especiales y acostumbrándose a las comidas del resto de la familia, y resultado cómodo porque no hay que estar dándole de comer con una cuchara.

Una vez acaba o deja el trozo de comida se le ofrece el pecho normalmente para completar la comida. Al principio los bebés comen poco de los alimentos por lo que es muy importante que le sigas ofreciendo el pecho siempre y con la misma regularidad que antes hasta que veas que la alimentación con sólidos está bien consolidada.

El bebé come a su ritmo según sus necesidades, su hambre y a medida que va adquiriendo nuevas habilidades, sin forzarle, reduciendo conflictos y evitándose una segunda transición de las papillas a la comida normal más adelante. Posteriormente el bebé querrá probar lo que come el resto de la familia, cosa que hay que permitirle cuando ya se hayan introducido esos alimentos que los componen.

Mi sobrino Antonio con 7 meses
probando/"jugando" con unos espeguitis

Fotografía cortesia de mi hermana/su madre Carolina

¿Cuándo se puede empezar el Baby Led Weaning?

Para poderlo poner en práctica el bebé ha de poderse mantener sentado, tener la capacidad de llevarse cosas a la boca y aplastar cosas blandas con los labios y encías. Esto es algo que ya es posible en la mayoría de los bebés a los 6 meses de edad. Por lo tanto se puede comenzar a partir de los 6 meses. Algunos bebés pueden necesitar más tiempo igual que para caminar o gatear, es cuestión de esperar un poco más y no precipitarnos.

Como ya tienen bien desarrollado el reflejo del atragantamiento, si les da una arcada porque el trozo que intentan tragar es muy grande lo devuelven a la boca y lo seguirán masticando hasta que puedan tragarlo. Esto puede generar algo de estrés al principio hasta que nos acostumbramos, pues podemos pensar que se está atragantado y es simplemente una arcada para devolverlo a la boca, no te asustes, es normal que pase de tanto en tanto.

¿Qué alimentos se pueden usar para el Baby Led Winning y cuáles no?

Los trozos han de ser en forma de palitos del tamaño de un dedo adulto. Se han de evitar los alimentos preparados no dirigidos a bebés, sobre todo los que se les haya añadido azúcar, sal, edulcorantes, grasas trans y aditivos artificiales.

Se han de usar alimentos que no necesiten masticación por las muelas, es decir que se puedan deshacer con la presión de las encías. Una forma fácil de saberlo es ver si se pueden deshacer con las manos sin mucho esfuerzo. Si es así es que son adecuados, por ejemplo los siguientes:
  1. Verduras ligeramente cocinadas al vapor, cocidas o asadas. Puedes usarse cortadas en trozos como en el caso del calabacín, la zanahoria, la patata, la calabaza... o dárselas enteras len el caso de las más pequeñas como las judías verdes o los trozos de coliflor o brócoli.
  2. Frutas que no sean duras como el plátano, la pera madura, el mango, el melón.... y verduras blandas crudas como el pepino o el aguacate.
  3. Carne cortada en tiras o trozos que se puedan agarrar ya sea guisada, a la plancha o cocida. Han de ser de partes fácilmente desmenuzables que no sean duras ni con tendones. La carne roja puede ser más problemática pero como se introduce más tarde y si se eligen piezas blandas que se deshagan fácilmente también se pueden usar.
  4. Otros alimentos como trozos de queso, pan, tortillas de arroz, o bolas de arroz cocido, macarrones, minisandwiches pegados con queso de untar jamón york.... a medida que vayan mejorando sus habilidades y vayan apareciendo los dientes.
Por el contrario conviene evitar alimentos muy pequeños y duros que puedan ocasionar atragantamientos como frutos secos, el maíz , las aceitunas, o la zanahoria y manzana crudas.

Y lo más importante, los niños han de estar siempre acompañados mientras comen!

Comer con las manos

Poco a poco irán probando más comidas hasta que introduzcan todos los alimentos y acaben pidiendo la comida que otros comen. Verás como les encanta comer con las manos! No importa, sólo asegurase de que se las lava antes (y después claro) de comer y no te obsesiones con las bacterias, la mayoría son inocuas y hasta beneficiosas!.

Déjales comer sólo con las manos hasta que sean capaces de coordinar y manejar los cubiertos por si mismo, algo que comienza a suceder a partir de los 12 meses. Ofrécele una pequeña cuchara entonces para que se vaya acostumbrando o un tenedor de puntas redondas de bebé pero sin forzarle que sea como un juego o por imitación de los mayores que comen con él/ella. No pienses que tu hijo se volverá un salvaje o no aprenderá a usar cubiertos por esto!

En conveniente también ofrecerle un poco de agua con la comida y seguir ofreciendo el pecho como alimento principal como hasta ahora. Poco a poco irán manejando también la taza ellos mismos, al principio ayúdale.

Mi sobrino Antonio probando una rodaja de mandarina a los 6 meses de edad.
Fotografía cortesia de mi hermana /su madre Carolina


¿Es la alimentación dirigida por el bebé o Baby-Led Weaning para todo el mundo?

Cada cual debe de adaptar la alimentación de su hijo a sus necesidades y preferencias, pero cierto grado de Baby Let Winning puede hacerlo todo el mundo, pensemos que antes de la era de las batidoras, los potitos y las papillas industriales esto ya se hacía. El método requiere un poco de paciencia, tiempo, mucha guasa, cierto grado de pasotismo por el orden y la limpieza de la cocina y la cara de tu hijo y estar dispuestos a poner algunas más lavadoras de las que pondrías dándole tú de comer, pero presentas ciertas ventajas ya que muchos padres lo ven a la larga como menos estresante y conflictivo con el bebé y además se ha observado que este método protege contra la obesidad en estas edades (4).

Algunos estudios preliminares han mostrado que los bebes que lo siguen tiene un promedio de IMC menor y menos obesidad que los que usan el método tradicional (4), desarrollan preferencias por alimentos mas saludables y regulan mejor los periodos de ingesta y saciedad que los del método tradicional con cuchara. Otro día haré un repaso de lo que dice la evidencia sobre el BLW.

Además los bebés comparten mas tiempo en actividades familiares tan importantes como la comida, e incluso pueden hacer que los otros miembros de la familia mejoren sus hábitos de comida (mi cuñado por ejemplo no comía mucha fruta y ahora sí!)

Pero cuidado, aunque esta práctica parece más saludable, depende también de las características de la comida que come el resto de la familia, pues si le damos al niño ganchitos salados, barritas de cereales con azúcar  o alimentos excesivamente ricos en grasas saturadas y trans entonces estamos perdiendo una de las características buenas de este método, que es dar alimentos naturales sin mucha preparación.

¿Cuándo no está recomendado el Baby Led Weaning?

Sin embargo, los niños prematuros o con retraso en el desarrollo psicomotor pueden necesitar más tiempo para conseguir las habilidades necesarias para la alimentación autodirigida y necesitaran que se les ayude a comer durante más tiempo, por lo que no será el método ideal en estos casos o necesitarán más supervisión. Háblalo siempre con tu pediatra antes de comenzar si éste es tu caso.

También se debe de tener cuidado en niños con enfermedades crónicas o riesgo de desnutrición, pues se ha visto que el método Baby-Led aunque es muy bueno para reducir el riesgo de obesidad (1 caso contra 8 de método cuchara en este estudio (4)) también puede generar algún caso de bajo peso (3 casos vs 0 de método cuchara), algo que es fácilmente detectable por el pediatra y corregible con un suplemento de papilla si es necesario. Por ello habrá que estar pendiente a la evolución del peso del niñ@ en los controles rutinarios del pediatra y desaconsejarlo como forma exclusiva de alimentación complementaria en aquellos niños con bajo peso previo a la introducción de la misma.

Algunos profesionales advieren de que los bebes que se han alimentados con fórmula artificial están menos acostumbrados a los sabores de los alimentos que los de lactancia materna, ya que ésta transmite los sabores de los alimentos que come la madre, por lo que podrían tener alguna dificultad mayor pero en ningún caso incapacita para seguir este método (1).

Preocupaciones de los padres: Riesgo de atragantamiento y desnutrición del Baby Led Weaning

Lo que más preocupa a los padres que siguen este método es el riesgo de atragantamiento y el de que el niño no coma lo suficiente. Aunque no existen estudios amplios que permitan sacar conclusiones definitivas, no parece que exista un incremento significativo de los mismos ni de las muertes por atragantamiento que los que siguen una alimentación tradicional siempre que se sigan los consejos anteriores, se esté pendiente del niño y se conocen unas mínimas normas de actuación en caso de atragantamiento de un bebé.

Sobre la desnutrición, nos sentimos más seguros con una pauta de "tantos cacitos de papilla 3 veces al día", pero si sigues los consejos anteriores no vas a tener problema, has de aprender a confiar en la capacidad de tu hijo para autoregular la comida que come en funcion de sus necesidades, igual que hiciste con la lactancia materna. Con un uen asesoramiento por tu pediatra, el control del peso y estatura como el que se hacen en las revisiones de niño sano y asegurando un aporte de lactancia materna o leche de fórmula adaptada como hasta entonces no debería haber problemas.

Cómo actuar ante el atragantamiento de un bebé

Esto es algo que deberían conocer todos los padres independientemente del tipo de alimentación complementaria que decidan elegir para sus hijos. Por eso os dejo este sencillo vídeo donde se explica como actuar si tu bebé se atraganta y no puede toser o respirar:


Y el manejo de reanimación cardiopulmonar en bebés en el caso de que no se consiga desobstruir la vía aérea y el bebé quede inconsciente:





Más información sobre Baby Led Winning / Alimentación complementaria dirigida por el bebe

  1. Alimentación complementaria dirigida por el bebé. Blog EnFamilia de la Asociación Española de Pediatría
  2. Baby Led Weaning. Una maternidad diferente. Blog sobre maternidad alternativa con una sección específica sobre este tema
  3. Folleto resumen del Baby-Led Weaning (Folleto). Una maternidad diferente
  4. Consejos para iniciarse en el baby-led weaning o alimentación autorregulada  Asociación Itaca.

Algunos libros sobre alimentación complementaria del bebe


  • "El niño ya come solo" escrito por la "creadora" del término Baby Led Wining, Gill Ripley, nutricionista y directora adjunta de la IHAN Iniciativa de Hospitales Amigos de los niños de UNICEF en el Reino Unido, y la periodista Tracey Burkett. Es el libro de referencia de las personas que siguen este tipo de alimentación.


  • "Mi niño no me come", del pediatra Carlos González. Un libro mas orientado a la alimentación del bebé en general después de la lactancia materna. Debajo tenis un video explicativo de 2 minutos donde habla sobre el Baby Led Weaning.


Referencias

  1. Alimentación complementaria dirigida por el bebé. Blog EnFamilia de la Asociación Española de Pediatría
  2. Dietary gluten and the development of type 1 diabetes. Diabetologia. 2014 Sep;57(9):1770-80. doi: 10.1007/s00125-014-3265-1. Epub 2014 May 29.
  3. Tight Junctions, Intestinal Permeability, and Autoimmunity Celiac Disease and Type 1 Diabetes Paradigms. Ann N Y Acad Sci. Author manuscript; available in PMC 2010 June 16.
  4. Baby knows best? The impact of weaning style on food preferences and body mass index in early childhood in a case–controlled sample . BMJ Open 2012;2:e000298 doi:10.1136/bmjopen-2011-000298 Nutrition & metabolism.

Entradas relacionadas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ADVERTENCIA: No se publicaran comentarios irrespetuosos hacia el autor ni hacia el resto de participantes que hayan expresado sus opiniones. Por favor, participa de forma constructiva incluso si no estás de acuerdo con el contenido de la entrada. Tus aportaciones pueden ser muy valiosas y hacernos ver las cosas desde otro punto de vista.

Por cuestiones de tiempo y por la dificultad clínica de aconsejar sobre problemas personales desde internet sin conocer bien la historia completa de cada persona, los comentarios sobre problemas personales pueden no ser contestados. Son preferibles las consultas sobre dudas respecto al contenido de la entrada.